La devotio ibérica

¿Que es la devotio?

Se conoce como devotio al juramento mediante el cual los soldados vinculan sus propias vidas a la de su jefe. Es una forma de clientelismo militar que incluye rasgos religiosos por lo que la fuerza de este juramento adquiría un carácter sagrado. Si el jefe perdía la vida en combate, los devotii debían suicidarse al haber fallado en su cometido.

Aunque comúnmente se habla de devotio ibérica con un sentido de originalidad o exclusividad, lo cierto es que sabemos que este tipo de clientelismo se daba en otras culturas como los soldurii de los galos o los comitatus de los germanos.

Los que formaban el séquito de un caudillo deben permanecer con él en el caso de que éste muera. A esta suprema fidelidad llaman consagración o devoción.

Plutarco, Sertorio, 14

La devotio, entonces, era una consagración de la propia vida a los dioses de forma unilateral y unipersonal, es decir, hacia una persona que no tenía por qué corresponder con el mismo juramento. Sin embargo y a pesar del carácter religioso de esta institución, no conllevaba un culto a la persona hacia la que se hacía el juramento.

Aún así, no hay que otorgar una visión demasiado romántica a la devotio ya que hubo casos en los que los mercenarios abandonaron a sus generales.

Roma y los devotii

Al menos conocemos tres casos de devotio entre los pueblos prerromanos de la Península Ibérica, dos de ellos hacia generales romanos:

  • Indíbil y Mandonio hacia Escipión
  • La escolta de celtíberos de Sertorio
  • Los compañeros de Retógenes, aunque existen dudas ya que Apiano no menciona de forma explícita que hubieran hecho un juramento hacia su líder

cerámica numancia

Tanto Escipión como Sertorio seguramente supieron aprovechar la institución de la devotio a su favor, no solamente por tener tras de sí a unos guerreros que los seguían y protegían más allá de por el deber, sino porque sirvió también como germen de cuerpos de mercenarios.

A su vez, los celtíberos otorgaban este privilegio a estos generales romanos en base a sus logros y hazañas, es decir, reconociendo su valía como guerreros y caudillos. Además, hay que tener en cuenta que tanto Escipión como Sertorio fueron generosos a la hora de repartir el botín a sus mercenarios, lo cual también pudo influir en esta visión por parte de los celtíberos.

La devotio y el culto al emperador

Se suele hablar de que la devotio ibérica es el origen del culto al emperador que comenzó a desarrollarse en Roma bajo el mando de Augusto y que, por tanto, esta nueva religiosidad enfocada al emperador hunde sus raíces en Hispania.

Sin embargo y según las fuentes, los romanos no consideraban que la devotio fuera algo nuevo para ellos. Seguramente, simplemente usaron esta institución a modo de herramienta para implantar el culto al emperador en Hispania.

Bibliografía

ALARCÓN HERNÁNDEZ, CARMEN (2013) «La devotio ibérica y R. Étienne: ¿El origen del culto imperial en Hispania» en Arys, 11, pp. 209 – 226

PRIETO ARCINIEGA, ALBERTO «La devotio ibérica como forma de dependencia en la Hispania prerromana«, pp. 131 – 135

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *