Arqueología e Historia “Desperta Ferro”, nº4: “El Libro de los Muertos”

Este post, a pesar de ser un off-topic, me hace especial ilusión ya que mi pasión por la Historia me vino precisamente a través de los antiguos egipcios y en concreto, del cómic de Asterix y Cleopatra. Tras devorarlo una y otra vez con la insistencia que sólo tiene un niño, decidí buscar en la enciclopedia a Cleopatra, a Egipto, las pirámides, la esfinge… Y de ahí a los galos, a Julio César, al Imperio Romano… perdiéndome ya para siempre en los vericuetos de la Historia Antigua que me han llevado a hacer de esa disciplina mi profesión.

libro de los muertos

En fin, tras estas líneas de nostalgia, paso a reseñar el número 4 de la revista Arqueología e Historia Desperta Ferro, dedicado al Libro de los Muertos y al mundo funerario en general en el Antiguo Egipto. Un número imperdible, instructivo y con unas ilustraciones increíbles.

La religión y el mundo funerario en el Reino Nuevo

José Miguel Serrano, co-fundador de la Misión Arqueológica Española en Tebas, es el encargado de proporcionarnos a modo de introducción las circunstancias históricas y culturales en las que se desarrollan las prácticas funerarias que veremos a lo largo de este número. En el Reino Nuevo, en el que se incluyen a las dinastías XVIII y XIX, vemos surgir un esplendor en la ciudad de Tebas, santuario de Amón y protagonista política y estratégica en estos momentos.

Amón, por tanto, es el dios principal al que se rinde culto al hallarse cerca el templo de Karnak pero también aquellos relacionados con él como Mut, su esposa, y Khonsu, su hijo. Osiris adquiere mucha devoción  popularidad en estos momentos y por extensión, Anubis, Hathor, Imentet, Ra y Nut, los cuales intervienen en el viaje del difunto al Más Allá.

libro de los muertosUn hogar para los muertos

En este artículo podremos aprender acerca de las distintas tipologías de las tumbas que encontramos en Tebas, en concreto en el Valle de los Reyes. No existen demasiados enterramientos en el Delta, quizá por el clima, así que encontramos que incluso cuando los faraones vivían en Pi-Ramsés, seguían enterrándose al sur, en el Valle de los Reyes.

Será la tumba de Seti I la que imponga un patrón en cuanto a estructura. Además, es la primera que se halla totalmente decorada mostrando el recorrido del faraón por el Inframundo. A partir de la dinastia XIX se construye la necrópolis para las mujeres reales aunque en estas tumbas se han encontrado también momias de príncipes. Por último, no solamente era la realeza quien se hacía construir estas tumbas sino también nobles y funcionarios adinerados.

El Libro de la Salida al Día

Los textos y las imágenes que decoran las tumbas tienen como misión guiar al difunto en el Más Allá y su cronología se encuadra entre el 2º Período Intermedio y el Período Helenístico. Se han producido varias variaciones en estos textos llamadas recensiones y en este artículo, Lucía Díaz va a hablar en concreto de la recensión tebana, la correspondiente al Imperio Nuevo. Existen casi 200 textos que son sometidos a estudios, traducciones y digitalizaciones.

El Libro de la Salida al Día o Libro de los Muertos ni es un libro ni está dirigido sólo a los muertos así que su nombre es algo equívoco. Estos textos podían situarse sobre cualquier tipo de soporte y se seleccionaban según lo que fuera necesario para el difunto, acompañándose de imágenes y agrupándose cuando se trataba de fórmulas de significado parecido.

El Proyecto Djehuty

Djehuty era el supervisor del tesoro durante el reinado conjunto de Hatshepsut y Tutmosis III alrededor del 1470 a.C. Su sepulcro, situado en el extremo norte de la necrópolis de Tebas, en la colina de Dra Abu el-Naga, es un monumento a las letras y la escritura que deja a la vista el trabajo administrativo que este funcionario realizó el vida.

Su tumba tiene la típica forma de T invertida de la época y se ve repetida en otros enterramientos de la zona como el de Hery, escriba y mayordomo de la reina madre Ahhotep, Baki, supervisor del ganador de Amón o Ramosa, supervisor de los tejedores. Estas estructuras solían ser de adobe con capilla, pozo y cámara sepulcral; al parecer, el simbolismo religioso de la colina de Dra Abu el-Naga compensaba la sencillez de estos enterramientos.

libro de los muertosRituales funerarios en el Reino Nuevo

Las fuentes para conocer cómo era un funeral en el Reino Nuevo son principalmente las propias tumbas y las viñetas de papiros que han llegado hasta nosotros. El objetivo de estos funerales era transformar al difunto para salvarlo y otorgarle poderes mágicos para que pudiera salir triunfante del Más Allá y enfrentarse a los peligros que le esperaban.

Las etapas del funeral comenzaban en la propia casa del difunto, pasando por la capilla de Anubis, la sala de embalsamamiento, los viajes simbólicos a Sais, Buto, el sur y el norte y por último, el traslada al interior de la tumba con el posterior sellado tras recitar las fórmulas mágicas de protección.

Magia y religión

La magia y religión son prácticamente lo mismo en el Egipto Antiguo ya que incluso eran los propios sacerdotes los que recitaban estas fórmulas mágicas. En ocasiones, eran también los médicos los que combinaban su disciplina con conjuros de sanación e incluso los reyes y dioses podían llegar a ser considerados magos.

La magia practicada no era agresiva sino de defensa, especialmente en cuanto a enfermedades, ataques de animales peligrosos, epidemias o plagas. También existía la magia amorosa y aquella dedicada a obtener favores de demonios, que no tenían por qué ser malignos. Por último, en los templos se practicaba la adivinación mediante los sueños, el aceite o los muertos.

Ladrones de tumbas

Existen numerosos papiros, cartas y evidencias arqueológicas que nos informan acerca de los procesos a ladrones de tumbas, investigaciones e inspecciones. A finales de la dinastía X estos saqueos se volvieron sistemáticos debido al debilitamiento del poder político, lo que hizo que se localizaran y cuantificaran las tumbas para saber cuáles habían sido saqueadas.

Estos ladrones de tumbas solían ser trabajadores especializados e incluso sacerdotes menores aunque cuando Tebas quedó aislada, eran tropas militares las que se encargaban de estos saqueos para obtener las riquezas de las tumbas. El Papiro Abbott muestra el registro e inspección de tumbas realizado por los sacerdotes y es un auténtico mapa de tumbas que usó Mariette para localizar enterramientos en Dra Abu el-Naga.

libro de los muertosÉxodo de las momias

El redescubrimiento de Egipto vino de la mano de Napoleón en 1798 y desde ahí, todo fue en aumento. El interés por este país no sólo atraía a investigadores y arqueólogos sino también a saqueadores, expoliadores y coleccionistas a los que la legislación trató de frenar especialmente desde mediados del siglo XIX. Esta protección del patrimonio de afianzó en 1850 cuando Mariette funda el primer Museo de Antigüedades Egipcias en Bulaq.

Durante las guerras mundiales y también en el período de entreguerras todo fue peor para Egipto dada la escasa vigilancia y protección y desde hace unos años, la cosa ha empeorado debido a los grupos radicales del país que se han dedicado a la destrucción sistemática de museos, objetos y yacimientos.

Licenciada en Historia en la Universidad de Alcalá y dedicada desde hace años a los celtas de la Península Ibérica, emprendí esta aventura en forma de blog para dar a conocer a estos desconocidos que son los pueblos celtibéricos. Huyo de los mitos, busco el rigor histórico y muestro aquí los resultados de mis estudios e investigaciones contados de forma amena para que a nadie le dé pereza leer Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *