Arqueología e Historia “Desperta Ferro” nº 11: “La mujer en Grecia”

La historia de género cada vez parece estar cobrando más importancia y cada día se habla más de las mujeres de la Historia que contribuyeron a cambiar el mundo de la misma manera en que los hombres. Por eso, este número de Arqueología e Historia “Desperta Ferro” no solamente es muy actual sino que además no se centra exclusivamente en las mujeres con nombre propio, sino en aquellas desconocidas que con su aportación también dieron forma a la sociedad y la política de la Antigua Grecia. Sin duda, es un número más que recomendable.

La mujer griega y la polis

La mujer de la Antigua Grecia era prácticamente invisible en la vida social de la polis ya que su papel estaba circunscrito al ámbito doméstido. Entre las cuatro paredes de su hogar, la mujer era la encargada de velar por la conservación de los valores y la ideología y además, de traer nuevos ciudadanos legítimos al mundo. La mujer griega vivirá toda su vida tutelada como si fuera un menor de edad, ya sea por su padre, su esposo, su hermano o incluso sus hijos varones. El único servicio público que la mujer griega podía ofrecer a la polis era el de determinados cultos que requerían la presencia de mujeres.

La imagen de la mujer en la Grecia antigua

¿Cómo representaban los griegos a las mujeres? La mujer aparece mostrándose sumisa, discreta, silenciosa, recatada y pasiva; todo lo contrario hubiera representado salir del papel adjudicado a la ciudad. Curiosamente, muchos monstruos de la mitología griega aparecen con forma femenina como las sirenas y las gorgonas a modo de una advertencia para los hombres. También existen figuras como las amazonas o las ménades que simbolizan a las mujeres descontroladas y fuera de sus funciones.

La mujer en Atenas y Esparta

El papel y las funciones de la mujer diferían mucho entre las dos ciudades principales de la antigua Grecia como son Esparta y Atenas. En Atenas, la mujer siempre está condicionada al hombre y está permanentemente controlada en todos los aspectos. Apenas tienen vida social excepto aquellas de menos recursos que debían salir a la calle a vender productos para poder sobrevivir. En Esparta, sin embargo, la mujer tenía algunas libertades como la de entrenarse físicamente igual que los hombres y poder ser propietarias de pleno derecho y no como intermediarias, lo que sucedía a las atenienses.

Mujeres fuera de la norma: heteras y pornai en Grecia

Había varios grupos de mujeres que se salían de la norma social: unas eran aquellas de pocos recursos que debían salir a la calle a comerciar, otras eran las reinas poderosas sumergidas en la política y por último, quedan las prostitutas. Existían dos tipos de prostitutas: las callejeras, que trabajaban en tabernas, en los muros y en los sectores industriales; y las hetairas, educadas, cultas y de prestigio. Ambas tenían en común su economía inestable, lo que hacía que siempre estuvieran buscando hombres que las mantuvieran para llegar a la vejez con dinero. A las prostitutas se adjudican saberes ginecológicos especialmente en cuanto a abortos y anticoncepción se refiere.

Vivir como mujer en la Atenas clásica

El papel de la mujer se definía desde la infancia durante la cual las niñas aprendían a tejer, a cocinar, a cuidar de los niños más pequeños e incluso nociones básicas de sanación para encargarse de la familia. En el momento de contraer matrimonio y ser entregada a su marido, su papel era proveer de ciudadanos legítimos a la sociedad y mantener los valores de la familia. Si una mujer no se basaba y permanecía soltera, se consideraba que estaba “muerta” socialmente. La contribución a la sociedad de una mujer era ser hermosa y portarse bien además de saber cantar y danzar para complacer y agradar.

Las mujeres griegas y la religión

Todas las mujeres tenían una función dentro del aspecto religioso de la sociedad. Las niñas y las mujeres vírgenes participan en los ritos y fiestas de Atenea y Artemisa, sobretodo, y además hacían las veces de portadoras de cestas. Además, también hacían ritos previos al matrimonio. Una vez que la mujer estaba casada, podía actuar como sacerdotisa de divinidades como Apolo, Atenea y Hera, además de participar en las Tesmoforias dedicadas a Démeter para asegurar la fertilidad de los campos. En el ámbito doméstico, las mujeres horneaban pasteles y tejían túnicas para las diosas además de ser las encargadas del aseo de la estatua de la divinidad una vez al año.

La mujer en el teatro griego

En el teatro griego no existían las actrices y tampoco se sabe con certeza si podían acudir como espectadoras o no ya que las fuentes son ambiguas en este sentido. Lo que sí es verdad es que las mujeres tienen muchísimo protagonismo tanto en las tragedias como en las comedias. En las tragedias, las mujeres se quejan de su situación y se vengan contradiciendo por completo el ideal de mujer ateniense. En las comedias, las mujeres son frívolas y aparecen disfrutando de la bebida y del sexo, lejos de todo recato.

A la imagen de Afrodita

Las mujeres se adornaba y se arreglaban con bastante profusión. Se rizaban los cabellos y los decoraban con tiaras y cintas. También se ponían collares y pendientes y ceñidores para ajustarse las túnicas que podían ser peplos o simples velos teñidos o bordados. Además, eran amantes de los perfumes y los aceites y no dudaban en usar oro y piedras preciosas para decorar sus atuendos. Las fuentes escritas, los ajuares en las tumbas y las estatuas son quienes nos han dado estas pistas para descubrir cómo se acicalaban las mujeres griegas.

Imágenes de Arqueología e Historia “Desperta Ferro”

Licenciada en Historia en la Universidad de Alcalá y dedicada desde hace años a los celtas de la Península Ibérica, emprendí esta aventura en forma de blog para dar a conocer a estos desconocidos que son los pueblos celtibéricos. Huyo de los mitos, busco el rigor histórico y muestro aquí los resultados de mis estudios e investigaciones contados de forma amena para que a nadie le dé pereza leer Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *