Arqueología e Historia “Desperta Ferro”, nº6: “El Camino de Santiago en la Edad Media”

El número que la revista Arqueología e Historia de Desperta Ferro dedica al Camino de Santiago es ya uno de mis favoritos, sin duda. No solamente explora uno de los aspectos más importantes y conocidos de la historia medieval de la Península Ibérica más allá de sus fronteras sino que aporta datos de todo tipo que ayudan a tener una visión global de la peregrinación a Santiago de Compostela en su último trayecto. La política, la economía, la religión y el arte se unieron para potenciar la llegada de peregrinos, lo que supuso una serie de cambios que afectaron a la cultura, la vida cotidiana y, en definitiva, el devenir de los reinos de Castilla, León y Galicia.

camino de santiago

Antes del “Camino”…

Este número comienza con la explicación del origen de la leyenda del apóstol Santiago en la Península Ibérica. La primera mención a la presencia de Santiago en Hispania la obtenemos en el Breviario de los Apóstoles (siglos VI – VII) pero no será hasta el año 834 cuando se documente la presencia del sepulcro con los restos, trasladados “mágicamente” hasta Santiago por unos ángeles.

Santiago se convertirá en el patrón de España, asemejándose a Pedro en Roma y Andrés en Constantinopla. En el año 899 se construirá el templo que albergó el sepulcro y en 930 se documenta el primer milagro atribuido al apóstol. Los peregrinos comenzaron a llegar principalmente por mar hasta que a finales del siglo XI se creó el camino por tierra gracias a la aparición de núcleos urbanos y a mitos relacionados con Carlomagno.

El Codex Calixtinus

Este documento reúne múltiples géneros literarios, todos el torno al apóstol Santiago y su culto: literatura, música, iconografía, liturgia, viajes, folklore y geografía son algunos de los aspectos que se pueden destacar de esta recopilación. Incluye una presentación del papa Calixto II y una bula de Inocencio a modo de prueba de autenticidad del documento.

La atribución al Papa Calixto II es falsa; se cree que fue Aymeric Picaud, un enviado de Inocencio II, quien se ocupó de llevar a cabo la recopilación. Algunos autores creen que se trató de un antiguo proyecto litúrgico opuesto a la reforma gregoriana que fue modificado para conseguir aceptación.

Los peregrinos

camino de santiagoEn este artículo conoceremos a los peregrinos del Camino de Santiago y derribaremos algunos mitos en torno a ellos. El máximo apogeo de afluencia de peregrinos se produjo en el siglo XII, estimándose una cantidad de casi 200.000. Primero se trataba de nobles, reyes y clero hasta que poco a poco se fue popularizando,

Las mejoras en las comunicaciones, el apoyo real y eclesiástico y el aumento demográfico propiciaron un aumento de peregrinos de toda Europa produciéndose una masificación y surgiendo también el clásico atuendo del Camino de Santiago: abrigo, bastón, zurrón, calabaza, sombrero y una concha a la vuelta como muestra de la peregrinación.

Aunque los motivos principales para la peregrinación comenzaron siendo religiosos y vinculados al perdón y la curación, en el siglo XIII la institucionalización del Camino provocó la pérdida de la espontaneidad y los actos voluntarios hasta que comenzó decaer en los últimos siglos de la Edad Media.

Viajando a través del Camino

Uno de los libros del Codex Calixtinus contiene instrucciones y consejos para los peregrinos que decidían emprender un viaje lleno de peligros pero con una gran recompensa final. En este artículo conoceremos los servicios existentes en el Camino para atender a los peregrinos: vías públicas, puentes, monasterios, hospitales, comercios, etc… y también la existencia de la “Paz del Camino”, la protección al peregrino otorgada por el clero y los reyes que veremos con detalle en otro artículo posterior.

Los conflictos armados entre reinos cristianos, los bandoleros, el clima y los accidentes geográficos eran algunos de los peligros que debían enfrentar los peregrinos. Además, en este libro se les recomienda viajar en grupo, llevar víveres y realizar actos de piedad, caridad y honestidad para dar ejemplo durante su periplo.

Meta del Camino de Santiago

camino de santiagoLa condesa Egidia de Ceccana, procedente del Lacio, en Italia, peregrinó a Santiago de Compostela en el siglo XIII dejándonos un documento en el que relataba su viaje. Gracias a este escrito, podemos conocer cómo era la ciudad en este momento. Por ejemplo, la condesa relata la muralla y el foso que rodeaban Santiago y las siete puertas por las que se podía acceder, de las cuales hoy día solamente se conserva una, la puerta de Macerellis.

La vida en el interior era dinámica y las calles de acceso al templo estaban repletas de comercios, alojamientos, casas de nobles y hospitales, en el que destaca el Hospital de Santiago, dedicado a atender a los peregrinos. Frente a la catedral románica había un mercado y tras acceder al templo por la puerta norte, se llegaba al fin al sepulcro del apóstol. Tras leer los detalles del relato se puede comprobar que Santiago aspiraba a convertirse en el centro de la iglesia occidental.

El románico en el Camino

Es inevitable hablar del arte románico cuando evocamos el Camino de Santiago y en este artículo descubriremos cómo afectó la peregrinación a la aparición de este nuevo estilo artístico. Esta nueva forma de expresión espacial, ornamental e iconográfica tiene su origen en la catedral de Jaca, que toma como referencia a Roma y se aleja de la tradición hispano-goda para centrarse en el dogma de la Trinidad y el característico crismón del románico.

Será en el año 1075 cuando la catedral de Santiago, influenciada por la de Jaca, se convierta en paradigma del arte románico, superando a la catedral de Jaca y dando lugar a una nueva liturgia entre los años 1105 y 1112.

Cluny y la monarquía leonesa

Como se ve en anteriores artículos, tanto reyes como el clero se ocuparon de potenciar la importancia y el valor del Camino de Santiago. En este artículo se explica el porqué de desechar la teoría acerca de la influencia de la orden de Cluny en el Camino y propone una visión más actual acorde a los acontecimientos.

Alfonso VI, rey de Castilla, León y Galicia, donó monasterios y oro a la orden de Cluny encargándoles la protección de los peregrinos, surgiendo así una apertura a la Europa post-carolingia y romana. El apoyo real mediante la creación de villas ejerció la función económica, política y social que junto a la presencia de Cluny, contribuyó a la prosperidad de las zonas que atravesaba el Camino de Santiago.

El estatuto jurídico de los peregrinos

A lo largo de varios artículos hemos visto que los peregrinos estaban protegidos de forma legal y ahora es el momento en el que sabremos en qué documentos se encontraban estas leyes. Uno de los primeros es la Lex Baiuwariorum del siglo VIII hasta llegar al siglo XII en el que a través de varios concilios se refuerza la protección de los peregrinos.

A lo largo del siglo XIII, los reyes Alfonso IX y Alfonso X emitirán varias leyes que culminarán con el privilegium peregrinorum que no solamente otorga protección física a los peregrinos y sus bienes, usualmente confiscados, sino también jurídica.

Imágenes de Arqueología e Historia Desperta Ferro

Licenciada en Historia en la Universidad de Alcalá y dedicada desde hace años a los celtas de la Península Ibérica, emprendí esta aventura en forma de blog para dar a conocer a estos desconocidos que son los pueblos celtibéricos. Huyo de los mitos, busco el rigor histórico y muestro aquí los resultados de mis estudios e investigaciones contados de forma amena para que a nadie le dé pereza leer Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *